El Doble (Garnier Malet): Cómo Solucionar Cualquier Problema en Una Sóla Noche


La teoría del desdoblamiento del tiempo Jean-Pierre Garnier Malet.
Este físico, nos muestra la posibilidad de vernos como receptores y emisores de energía constante, que intercambia información para construir el futuro.

Jean-Pierre Garnier Malet es un doctor en Física francés, especializado en mecánica de los fluidos, que descubrió en 1988 que el tiempo se desdobla. La aplicación científica de esa teoría, permitió explicar desde la llegada de planetoides al cinturón de Kuiper, hasta el mecanismo de los pensamientos, o de la vida.

La teoría del desdoblamiento afirma que nuestro cuerpo es también energía que puede proyectarse hacia el futuro, extrayendo información de esa realidad paralela, que traslada a nuestra existencia presente. Según Garnier, de cada instante que vivimos, una pequeñísima partícula es información mental que recibimos inconscientemente, sobre nuestro futuro, de nuestro “otro yo”, formado de energía, cuánticamente hablando.



“Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible”, dice Garnier. Y explica, más gráficamente:

“El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.”



“Existe otra propiedad conocida en física: la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía).
SOMOS A LA VEZ CUERPO Y ENERGÍA, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias”

“De día es muy difícil controlar el pensamiento, pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto controlemos: esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas”. (Jean-Pierre Garnier Malet)

Música consciente: "Navegante de Orion"


"Para conectarnos con nuestras memorias cósmicas."

"Navegante de Orión" es uno de los temas del álbum debut de Mintaka: "Humano".

Letra
Navegante de Orión
Tu nave surca ese portal
Bellas estrellas, guían tu corazón
Y un planeta azul, que recuerda tu lejano hogar
Será tu albergue, tu espíritu mentor
Navegante de Orión
Amargas guerras por olvidar
Redescubriste el Amor
Hallaste una misión
Eres humano, no importa tu condición
Vienes de lejos, pero la vida no tiene rumbos ni región

Tu Ser, fuera del cosmonauta, disuelve el ayer
Tu Ser, es bienvenido, Navegante de Orión.

¿Cómo será el año 2014 según la numerología?


En el 2014, según la numerología, estaremos transitando un año universal regido por el número 7.
El 7 es un número mágico, místico, mediante el cual se organiza la creación: tenemos 7 notas musicales, 7 chakras principales, 7 días de la semana, 7 colores del arco iris…

El 7 es un número que nos permite crecer, evolucionar en el aspecto espiritual y mental. Es un número introvertido, que nos lleva a conectarnos con nuestro interior, estar más reflexivos, místicos y estudiosos, por eso será un año de crecimiento donde podremos perfeccionarnos en el área en la cual nos desempeñamos.

Comienza un año para unir ciencia y espiritualidad, cultivar la sabiduría, eso que no se logra sólo acumulando conocimiento y estudio sino también desarrollando nuestra conexión con nuestra parte espiritual…
Que es la más sabia.

El 14 es un 5, el número que representa el maestro interior de cada uno y que generará los cambios necesarios para nuestra evolución.

Esta combinación de 7 y 5 hará que muchos se animen a enseñar, no sólo lo que estudiaron sino lo que experimentaron y vivenciaron. Todos tenemos algo que transmitir más allá de los títulos y los diplomas.

Durante este año hay que evitar aislarse, desconectarse de la realidad, tornarse demasiado frío, perfeccionista y excluyente. No hay que perderse en el delirio místico ni en el excesivo trabajo mental o intelectual. La idea es poner la mente al servicio del espíritu.

Las relaciones personales se darán más por afinidad mental o conexión espiritual que por afinidad física o emocional. Cada uno deberá respetar el espacio personal del otro y los momentos de soledad. Debemos aprender a ver a Dios en los ojos del otro, al alma detrás de la personalidad de cada uno.

El 7, al ser un número sumamente perceptivo e intuitivo, también absorbe energías negativas del entorno. Por eso, este año debemos procurar evitar las muchedumbres, el encierro, debemos buscar contacto con la naturaleza y el agua para descargarnos de esas energías.

En el aspecto material, deberemos pensar y reflexionar bien antes de cualquier decisión y leer muy bien la “letra chica”. Si nos manejamos con cautela será productivo.

En el plano de la salud, debemos tratar practicar meditación o cualquier técnica de relajación para evitar el estrés.

Elida Pineda Solorio