Geometria Sagrada: La flor de la vida


LA GEOMETRIA SAGRADA

La Geometría Sagrada es valiosa para nosotros porque es una meditación para el lado izquierdo de nuestro cerebro.
Gracias a ello la parte racional de nuestro cerebro entiende conceptos y experiencias que normalmente son para el hemisferio derecha , la parte intuitiva y emocional.

De esta manera nuestro “yo racional” deja de interferir y de poner en duda las experiencias de la parte derecha y nuestra evolución puede continuar más rápida y más fuerte y más consolidada.

La Geometría Sagrada es un lenguaje matemático perfecto, que nos ayuda a entender la Unidad, el origen único de todas las cosas lo que para algunos es Dios, Gran Espíritu, Infinito, Madre Naturaleza…



La Flor de la Vida es la matriz geométrica de donde se genera toda la creación. Es el más significativo de los simbolos de la Geometría Sagrada. Dentro de él se encuentra codificado el patrón de toda la Creación.
Es un lenguaje universal que nos permite acceder al conocimiento ancestral que contiene la memoria celular.

La información codificada permite entender la sabiduría de casi todas las culturas y civilizaciones. Es la clave para entender la naturaleza, el valor del color y del sonido y mucho más. A partir de este símbolos se crean todas las formas posibles en esta dimensión, los Sólidos Platónicos.

Toda esta información que nuestra alma reconoce y recuerda perfectamente nos permite una gran expansión de nuestra conciencia, un acceso consciente a nuestros orígenes que puede ser la clave para entender muchas de las situaciones que vivimos en este presente.


LA FLOR DE LA VIDA

“Alguna vez, toda la vida en el universo conocía la Flor de la Vida como el patrón de la creación, el diseño geométrico que nos conduce dentro y fuera de la existencia física. Entonces, desde un estado muy alto de conciencia, caímos en la oscuridad y olvidamos en donde estábamos. Durante miles de años el secreto estuvo escondido en artefactos antiguos y en tallados alrededor del mundo y codificado en las células de toda la vida. Ahora nos estamos elevando de ese sueño, sacudiendo creencias viejas y trilladas de nuestras mentes y vislumbrando la luz dorada de este nuevo amanecer, fluyendo a través de las ventanas de la percepción. Este libro es una de esas ventanas.”

La geometría sagrada podría explicarse como un complejo sistema de reconocimiento de patrones emanados desde un centro jamás acotado por nuestra cultura sino que más bien define una parte esencial de ella. Ecos matemáticos cuya perfección y diseño original se encuentran más allá del alcance de las proyecciones humanas y que envuelve los ritmos estructurales y simbólicos del tiempo, el espacio y la forma. Un pulso generador de la semilla del universo que percibimos, pero también de aquel que rebasa nuestra percepción ordinaria.

Las formaciones o patrones propios de la geometría sagrada también guardan una naturaleza didáctica. Por un lado refieren a un camino interior o espiritual en el espectador o el oyente, como una especie de recordatorio que invariablemente le remite a un plano de lo esencial, más allá de las coordenadas sensoriales y emocionales que son generadas por el entorno cultural. Por otro, estas configuraciones funcionan como portales que, de ser entendidos no por la razón sino por el espíritu, ofrecen un acceso certero a algunas de las verdades universales que la evolución de la conciencia nos requerirá en algún punto de nuestras vidas.

Dentro de un plano más formal o académico, la geometría sagrada es considerada por las disciplinas sociales de estudio como aquella continuidad matemática que define al arte y la arquitectura religiosos. Desde esta perspectiva se pueden detectar tres variables fundamentales propias de la geometría sagrada: la proporción en el diseño, la numerología en la estructura y el lenguaje simbólico en la narrativa.

Pero si desde una perspectiva más arriesgada o sensible la geometría sagrada representa una gramática visual arquetípica, que engloba aquellos patrones mediante los cuales el universo se desdobla a sí mismo, podríamos contemplar la idea de que sus manifestaciones representan una especie de destellos o pinceladas del mapa genético del propio universo. Esto es, ¿cómo guía su evolución un universo autoreplicante? O, mejor dicho, ¿cómo se manifiesta la fuente infinita de conciencia que define los trazos de este pulso autoreplicante mediante el cual nuestro universo se desdobla?



La creencia de un dios creador de nuestro universo siguiendo un mapa geométrico es compartido por diversas culturas ancestrales. Platón afirmaba que Dios se “geometriza” continuamente, mientras que los mayas entendían la matemática astral, espejeada también en los ritmos que guiaban la naturaleza terrestre, como un conducto para dialogar con las deidades y decodificar así sus invaluables consejos.

Los egipcios, los celtas, los romanos, los babilonios, los indios y muchas otras culturas, incluyendo todas las primigenias, también utilizaron ciertos preceptos geométricos similares en la práctica de sus respectivas religiones. Lo anterior sugiere una esencia claramente arquetípica y que va más allá de una concepción original por el hombre en estas formaciones.

Por otro lado Pitágoras atribuía una naturaleza divina al hecho de que una cuerda oscilante, que fuese detenida justo a la mitad de su recorrido, produce un octavo, mientras que una proporción de 2:3 produce un quinto perfecto, uno de 3:4 genera un cuarto perfecto y así subsecuentemente. Además, este mismo matemático y filósofo y místico griego de quien tan poco se sabe, adjudicaba a ciertas proporciones armónicas poderes curativos que podían sintonizar la naturaleza del cuerpo humano.

Es importante destacar que la influencia palpable de la geometría sagrada no solo permea los objetos materiales o gráficos, también se proyecta en estratos más sutiles o intangibles como las composiciones musicales, la luz, la cosmología, la geomancia y nuestra estructura genética. Y no es únicamente la conciencia humana la que se rige de acuerdo a estos patrones. De hecho, su presencia suele ser más clara y elegante en la inteligencia natural: el vuelo sincronizado de las aves, la formación espiral de galaxias, el cíclico comportamiento sonoro de las olas o los trazos de las flores, de las manchas del jaguar y de nuestro propio cuerpo.

LA ORACIÓN DEL PERDÓN

(Antes de realizar la Oración del perdón se hace una lista de todas las personas que aún exista algún conflicto.
La Oración se repite durante 7 días seguidos.)



"A TODOS LOS SERES QUE HE COMPARTIDO:
LO SIENTO, PERDONAME, GRACIAS, TE AMO.
TE PERDONO, TE OLVIDO, TE SUELTO Y TE DEJO IR."


Me perdono a mi mismo, te perdono a ti y pido por una curación completa de los dos/de todos nosotros.

En todos los niveles de nuestro ser, en todos nuestros cinco sistemas corpóreos, para que yo nunca más sea afectado, distraído, retrasado por nuestras acciones o por nuestra interacción, ni tú por las mías.

Te mantengo en la luz
Te mantengo en el amor divino
Te mantengo en el poder divino
Te mantengo en la sabiduría divina

Llamo a la Tres Veces Doblada Llama del Amor, Poder y Sabiduría, y te libero dentro de ella.

Cualesquiera que sean las lecciones que los dos acordamos aprender el uno del otro durante esta vida, pido que las aprenda con alegría y rezo para que tú también las aprendas con alegría.

Ofrezco desde el fondo de mi corazón la Luz Blanca Pura para que te sane a ti y a mí.

Llamo a la Luz Blanca Pura de la presencia del YO SOY EL QUE YO SOY para que descienda sobre mi corazón y tu corazón, y te perdono por todos los momentos en los que me he sentido traicionado por ti.

Te perdono por todos los momentos en los que he estado herido por ti. Te perdono por todos los momentos en los que mis emociones han sacado lo peor de mí como resultado de lo que has hecho.

Te perdono por todos los momentos en los que he tenido pensamientos de baja vibración y los he dirigido hacia ti.

Es más, me perdono a mi mismo por todos los bajos pensamientos que te he mandado.



Por todas las bajas emociones que he dirigido hacia ti.
Por todo el dolor físico que he deseado que sufras.

Por todos los pensamientos y acciones despectivas que he lanzado sobre ti en mi mente, corazón y a través de mi cuerpo. Me perdono a mi mismo y pido que me perdones por todo lo que he causado.

Pido a nuestro favor en el nombre del YO SOY EL QUE YO SOY, en el nombre de Cristo Maitreya, nuestro maestro del mundo, y en el nombre de Sanat Kumara, nuestro logos planetario, que los dos seamos perdonados por toda la fricción, todo el dolor, todo el trauma, toda la distracción, todo el retraso y toda la separación que nos hemos causado el uno al otro y que hemos creado como realidad en la Tierra y fuera de la Tierra en todas las dimensiones de realidad.

Te agradezco de todo corazón el que me hayas escogido para enseñarme las más difíciles lecciones.

Las lecciones que no hubiese podido enfrentar o aprender de otro modo. Te honro por haber escogido enseñarme esas lecciones y por haber acordado interpretar este papel tan importante en mi vida.

Me has amado con todo tu corazón.

Has estado dispuesto a interpretar este papel tan difícil y respeto cada momento de energía y tiempo que has puesto para nuestra interacción y nuestro enredo kármico.

Ahora ofrezco este enredo kármico ante Dios, ante nuestro Yo de Madre-Padre-Hijo e Hija, ante la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, de nuestro propio Yo de Dios en forma.



Pido una purificación completa. Pido una limpieza y pido por la liberación de todo lo que ha ocurrido entre nosotros, pasado, presente y futuro.

Cualquier cosa que suceda de este momento en adelante, lo ofrezco a través de las Tres Veces Doblada Llama del Amor Divino, Sabiduría Divina y Poder Divino a Dios.

Ya que en Dios somos uno y a la Unidad de Dios hemos de regresar. Pido que pueda ver a Dios en ti y que te pueda ver a ti como a mi mismo. Pido poder verme como merecedor de Dios, de ser uno con Dios, de encarnar a Dios de la mano contigo.

Ya que tú eres un reflejo de mi mismo.
Tú eres la parte externa de mí ser.
Lo que está dentro de ti, está dentro de mí.
Lo que está a tu alrededor, está a mí alrededor.

Mientras nos unimos y nos fusionamos en Unidad, cesa nuestra separación. Y nuestra Unidad terminará con nuestras diferencias.
Ya no habrá oscuridad alguna que penetre entre nosotros.

Te llevo en mi corazón.

Por tu corazón que late al ritmo del mismo Dios que yo soy.
YO SOY EL QUE YO SOY dentro de mi es la emanación del YO SOY EL QUE YO SOY dentro de ti.

En ese YO SOY, te llevo en la Unidad con Dios y te agradezco por todos los actos sin importar su causa y la forma en la que se hayan interpretado para el desenvolvimiento en nuestra realidad compartida.

Le ofrezco a la Unidad esta cercanía que tenemos.
Ahora llamo a lo que sea la voluntad divina para ti y para mí. Invoco, decreto y es mi intención que me acepto a mi mismo como merecedor de llevar la Unidad de Dios dentro de ti, Dios dentro de mí y Dios YO SOY, juntos sin estar separados desde este momento en adelante.

Pido esto en el nombre del YO SOY EL QUE YO SOY
quien YO SOY y tu eres.
Así es. Está hecho. Amén.

Terapia Regresiva Consciente (TRC)




Nuestra Alma como si fuese un disco duro, tiene guardada todas las memorias de los acontecimientos vivenciados en esta vida, en todas las vidas pasadas y vidas futuras. También todo lo que tenemos pendiente de aprender o tomar conciencia y nuestro proyecto de vida actual.

La Terapia Regresiva usa únicamente como herramienta la relajación profunda con lo que el paciente siempre está totalmente despierto y consciente durante toda la sesión.

Con la ayuda de la Terapia Regresiva podemos ir al ORIGEN donde se generó cualquier conflicto, llegar a comprender las relaciones que existen con nuestro momento actual y liberar cualquier bloqueo o falta de comprensión existente.

La TRC también permite SANAR MEMORIAS FÍSICAS DE ENFERMEDAD O DOLOR producidas en otras vidas y que nuestra Alma las activa en la vida actual únicamente para tener la posibilidad de obtener el aprendizaje pendiente. Una vez adquirido el conocimiento pendiente, la enfermedad o dolor en muchos casos desaparecen.

Otra manera de trabajar con la TRC es la posibilidad de TOMAR CONCIENCIA DE NUESTRO DONES Y HABILIDADES de vidas pasadas. Una vez se recuerdan los Dones que hemos tenido en vidas pasadas, automáticamente quedan activas en el momento actual.

Por último se pueden trabajar las PROYECCIONES para crear conscientemente NUEVAS LINEAS DE REALIDAD y atraer en nuestra vida lo que se desee.



TIPO DE REGRESIONES

- Para resolver temas de vida Actual (actualidad, adolescencia, infancia, prenatal y momento nacimiento)
- Sanación de Emociones (Miedo, Ira, Tristeza, Culpa...)
- Relaciones (Madre, Padre, Pareja...)
- Desbloquear:
Negaciones (Prosperidad, Amor, Maternidad...)
Votos (Pobreza, Obediencia, Castidad, Silencio...)
- Despedida de un Familiar o ser Fallecido.
- Sanación Regresiva: Liberar memorias físicas de Enfermedad o Dolor.
- Recuperar Dones y Habilidades de vidas pasadas.
- Proyecciones para crear Nuevas Realidades.

Dídac Mercader Serra
Titulado en Terapia Regresiva Consciente
Lectura de Registros Akáshicos
Visitas en Sant Andreu (Barcelona) y Torelló (Osona)
Posibilidad de realizar colaboración en Centros de Terapias.
Teléfono: 699.05.84.74
Correo: didac.mercader@gmail.com

Santo Aliento del Fuego Violeta



Escoge un sitio donde no te vayan a interrumpir, preferiblemente sentado; también es posible hacerlo de pie o acostado; puede ser donde te pille una emergencia, o en el lugar donde desees realizarlo: en tu casa, sentado en la cabecera de la cama o en cualquier mueble; también en el asiento de tu auto, del colectivo, del metro o del avión; otro lugar factible es un sitio reservado donde trabajes y nadie te vea, o donde sea.

La práctica consta de cuatro pasos en la respiración: inhalación, retención, exhalación y descanso.

Consiste en inhalar por medio de la respiración el "Fuego Violeta", y una vez dentro de los pulmones, hacer que circule por medio de la sangre, impregnando totalmente el interior de tu cabeza, pensamientos, sentimientos, huesos, órganos, músculos, el cuerpo Pilar de Fuego Violeta; y por último, en el descanso, proyectar el "Fuego Violeta" al mundo entero, como una bendición, para disolver toda energía destructiva y maligna de sufrimiento.

Cada paso se realiza con una "Afirmación Interna", que puedes hacer con la mente o con la ayuda de alguien que externamente la haga por ti, como puede ser el caso en las charlas, donde el facilitador la monitorea. Pero no la puedes hacer con tu voz, porque la respiración te lo impide.

Inspira y repite internamente:
"YO SOY" INSPIRANDO EL "FUEGO VIOLETA".
Reten y repite internamente:
"YO SOY" ABSORBIENDO EL "FUEGO VIOLETA".
Exhala y repite internamente:
"YO SOY" EXPANDIENDO EL "FUEGO VIOLETA".
Reten y repite internamente:
"YO SOY" PROYECTANDO EL "FUEGO VIOLETA".


Esto se puede practicar varias veces. En cualquier situación desesperante en la que te sientas impotente, que rebase tus posibilidades humanas, detente y haz la práctica del "Santo Aliento Violeta".

También lo puedes realizar por un lugar donde haya sucedido una catástrofe, o para que ésta no ocurra; por una situación en la familia, en tu casa, y por todo lo que lo necesite.

Después de practicarlo, primero que nada te tranquilizará; luego te centrará y comenzará a producir su efecto, transmutando aquello que más deseabas o te angustiaba.

Cuando salgas de esta práctica, notarás un gran sosiego, y verás que la situación que te acosaba comienza a menguar hasta desaparecer. A veces esto sucede instantáneamente.

Del Libro FUEGO VIOLETA (PRÁCTICAS, EJERCICIOS Y VIVENCIAS) (pág. 20-21)
Autor: RUBÉN CEDEÑO